Las mentiras sobre las descargas en Internet

Hasta qué punto el miedo infundido por los medios de comunicación tras los mediáticos cierres de Megaupload o SeriesYonkis (por mencionar dos de los más conocidos de los últimos años) había calado en la sociedad era algo que hasta hace relativamente poco tiempo no había empezado a percibir. Haber escuchado recientemente cosas como "qué pena ya no poder descargar series" o "yo no me arriesgo a descargar una película por si me pillan" me ha tocado la fibra. Y es que me resulta especialmente llamativa la sorpresa que causa en algunos amigos la noticia de que aún hoy (y esperemos que hasta el fin de la era digital) en España sigue siendo posible descargar música, películas o series desde Internet. Y lo más importante: no es sólo que sea posible; es que es perfectamente LEGAL.


Es cierto que cada vez es más difícil encontrar páginas de enlaces de descarga directa y visualización online (siempre quedará el P2P con BitTorrent a la cabeza), pero es aún más cierto que en nuestro país se cuentan muchas mentiras y medias verdades sobre las descargas en Internet. Con este post mi propósito es aclarar algunas de ellas.

En este punto me viene a la mente un artículo que publiqué hace nada menos que 6 años con título "Las 10 mentiras más difundidas sobre propiedad intelectual" que resumía muy bien la situación entonces y que no difiere demasiado de la situación actual.

Por reiterar el punto clave, seguro que has oído cientos de veces aquello de que bajarse un disco o una película es cometer un delito. Pues nada más lejos de la realidad.
A ese respecto, concretamente en el artículo 31 de la Ley de Propiedad Intelectual, nos encontramos lo siguiente:

No necesita autorización del autor la reproducción, en cualquier soporte, de obras ya divulgadas cuando se lleve a cabo por una persona física para su uso privado a partir de obras a las que haya accedido legalmente y la copia obtenida no sea objeto de una utilización colectiva ni lucrativa”.

Es decir hay dos factores claves que no se ajustan al hecho de descargar música o películas: comunicación pública y ánimo de lucro. Así que, si no piensas convertir tu casa en una sala de cine abierta al público ni tienes intención de ganar dinero con ello, la descarga es perfectamente LEGAL. Pero ojo que exactamente lo mismo ocurre con "subir" música o películas. En el 2006, la Fiscalía General estableció que compartir música o películas no puede ser perseguido penalmente, y que el mero hecho de descargárselas está amparado por el derecho de copia privada, un derecho que debemos seguir ejerciendo y exigiendo.

Muchos de los colectivos críticos con las descargas aseguran que la música y el cine son cultura y que, como tal, hay que protegerlos. Yo no podría estar más de acuerdo. De hecho nuestro Código Penal avala que ese material pueda ser compartido entre ciudadanos para que la cultura pueda ser difundida al margen del dinero que cada cual tenga en el bolsillo. El software, por ejemplo, al no estar incluido como contenido cultural, no permite la copia privada (hablo de software propietario, obviamente el software libre no es que no lo permita, es que fomenta la copia privada y su difusión). Por eso aprovecho la ocasión para recalcar aquello de... ¡viva el software libre!

¡Descargad malditos! (1) Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Un comentario:

  1. Efectivamente mucha gente se cree que por visionar algo online ya es ilegal y no es así. Hay webs gratis 100% legales actualmente.

Deja tu comentario:

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas de civismo serán eliminados sin previo aviso ni piedad.

Bajar inicio